Preguntas Frecuentes

Resolviendo tus dudas.
¿Tienes dudas? ¿Quieres saber cuál es el proceso de terapia, y como son las consultas psicológicas?

Te invito a que leas la siguiente información y puedas tomar una decisión asertiva! 🙂

Iniciar un proceso de terapia… se trata de una capacitación constante; un entrenamiento para aquellas situaciones emocionales del tiempo presente, del pasado o incluso del futuro que nos preocupan, nos estresan o que evitamos con tal de no sufrir. Piensa qué cada consulta es un entrenamiento en tus habilidades cognitivas, emocionales e incluso afectivas, y por lo tanto al sentirte mejor y pensar con claridad podrás tomar decisiones asertivas.

Por ejemplo, cuando te decides a inscribirte a una actividad deportiva o a un gimnasio, la labor del entrenador o coach será guiarte durante cada una de las sesiones para que puedas cumplir tu objetivo. Por lo tanto, asistir con un psicólogo podríamos decir que es algo similar, ya que recuerda que son tus objetivos y tus metas, es tu entrenamiento para la vida! Para tu propia vida. En donde en cada sesión, en cada consulta saldrás fortalecido contigo mismo.

La felicidad no es una meta… es la forma de recorrer el camino 🙂

¿Que esperar en mi primera consulta psicológica?
Muchas personas no se deciden a consultar con algún psicólogo porque no saben muy bien que se van a encontrar, qué hacer o cómo actuar ante él. También existe el miedo a que les juzgue, a no saber cómo comportarse, o pensar en cuál será el resultado de la primera sesión. En la mayoría de los casos, sin embargo, resulta mucho más sencillo de lo que habíamos pensado.
 
Lo primero que debemos tener en cuenta es que debemos ser sinceros y hablar abiertamente con el terapeuta. Ellos, al igual que cualquier otro profesional de la salud, están obligados al secreto de confidencialidad, por lo que no debemos temer que algo de lo que digamos en la consulta salga de la misma.
 
En la primera cita, el psicólogo nos pedirá que le expliquemos qué es lo que nos ha llevado a su consulta, lo que ayudará al terapeuta a hacerse una idea de cuál es nuestro problema y de cómo solucionarlo. Nos hará preguntas sobre nosotros y el entorno en el que se desarrolla nuestra vida (familiar, profesional, etc.) y puede que nos haga preguntas sobre nuestra infancia y normalmente al final de la sesión hará una pequeña reflexión sobre lo que se ha dicho en la misma. 
 
Aunque no se puede hacer un diagnóstico en la primera sesión, el profesional nos indicará su opinión sobre el caso, el tipo de terapia que nos propone, y cuáles serán los objetivos de la terapia. En este punto podemos hacer todas las preguntas que deseemos, tanto sobre la terapia como sobre el desarrollo de las sesiones o sobre nuestro caso.
¿Ir al psicólogo funciona?

Todavía hay personas que dicen “no creer” en la psicología o que afirman que “ir al psicólogo es de locos”. Nada más lejos de la realidad. La psicología no es una creencia que puedas tener o no tener, la psicología es una ciencia, una disciplina con una sólida base científica y una profesión sanitaria reconocida por el sistema como todas las demás. Evidentemente, ir al psicólogo o psicóloga funciona. Existen métodos de evaluación validados y protocolos de tratamiento eficaces con evidencia científica. Ahora bien, la psicología no es magia, y no le soluciona todo a todo el mundo. 

Ir al psicólogo o a la psicóloga puede ser útil en cualquier situación. Siempre será beneficioso que te conozcas más y que aprendas sobre tus procesos psicológicos, que analices tus pensamientos y que gestiones tus emociones. Sin embargo, existen una serie de motivos para ir al psicólogo, como por ejemplo: Si te haces daño a ti o a los demás, has vivido una situación de maltrato o violencia, has sufrido una pérdida, tienes problemas de sueño, tu apetito ha cambiado, te sientes muy cansado/cansada, no tienes ganas de hacer nada, te cuesta concentrarte y tomar decisiones, hay cosas que te preocupan mucho, tu estado de ánimo cambia, tienes problemas con tu pareja, no quieres estar con tu pareja pero no puedes dejarla, no tienes amistades y eso te preocupa, pierdes el control con tus hijos/as, tienes alguna adicción, no sabes cómo orientar tu vida, tienes hábitos poco saludables, o simplemente quieres conocerte y entenderte mejor.
 
Si te has sentido identificado o identificada con algunos de los puntos anteriores, puede que sea buen momento para que inicies tu proceso de psicoterapia. 
¿Qué beneficios tiene ir al psicólogo/a?

Además de poder recuperar nuestro bienestar emocional y mental, iniciar un proceso de terapia trae consigo grandes beneficios como por ejemplo: Aprender a regular nuestras emociones, desafortunadamente No recibimos educación emocional suficiente. Todos y todas tenemos emociones, pero no tenemos ni idea de cómo funcionan. Igual que tenemos pensamientos y nos comportamos de maneras que a veces no nos gustan. ¿Por qué? En general, no tenemos ni idea de cómo funciona la mente y eso hace que no entendamos nuestra manera de pensar, de sentir y de actuar. Ir al psicólogo aporta toda esta información.

Podemosdejar de sufrir. El cambio es posible, pero no es fácil. Requiere conocimiento, tiempo y práctica. Hay muchos trastornos psicológicos que tienen establecidos tratamientos eficaces y muchos problemas que se pueden solucionar a través de técnicas psicológicas. 

Necesitamos conocernos a nosotros/as mismos/as. Es fundamental saber quiénes somos y por qué somos así. Acudir a un profesional de la psicología aporta luz y claridad a estas cuestiones.

Necesitamos regularnos. Necesitamos aprender a gestionar nuestras emociones de una forma más sana y funcional, ya que es la manera de relacionarnos con nosotros/as mismos/as y con el mundo respetuosa y positivamente.

Merecemos vivir en paz. La razón principal para acudir al psicólogo o a cualquier otro profesional de la salud es que mereces vivir con bienestar. Ir al psicólogo o psicóloga es una forma más de cuidarte, igual que nutrirte de forma saludable o realizar las revisiones médicas que sean oportunas. La salud es lo más importante.

¿Las consultas en línea son efectivas?

Las consultas en línea te permiten recibir la misma atención psicológica que recibirías en un consultorio tradicional, pero de forma remota. De acuerdo a las revisiones científicas más recientes basadas en el índice de satisfacción percibida de los participantes, y a los resultados del tratamiento; concluyen que la terapia en línea ha demostrado ser altamente efectiva. Destacando varios beneficios en la incorporación de servicios de psicología apoyados con tecnología, como la reducción de tiempos y costos, contar con materiales psicoeducativos para su acceso desde un dispositivo móvil, en cualquier lugar y sin necesidad de movilidad física (Clarke et al., 2009; Marks et al., 2007).

¿Cómo reservar una consulta en línea?

Es muy sencillo, ingresa a la sección “conoce a los especialistas” y visita sus perfiles, ya que hayas elegido al que más se adecua a tus necesidades, simplemente presiona el botón de WhatsApp, o el icono de consulta online o presencial para dirigirte a nuestro chat del centro de atención Psicomed, ahí podrás resolver tus dudas y concretar tu cita. 

¿Cómo se realiza el pago de la consulta?

Una vez que te hayas puesto en contacto con el centro de atención Psicomed (a través del botón de WhatsApp), se te proporcionarán los diferentes métodos de pago; los cuales pueden ser transferencia bancaria, PayPal, o depósito vía Oxxo.

¿Cómo me pongo en contacto con el especialista que elegí?

Una vez realizada tu reserva de cita, se te enviaran los datos bancarios para que puedas realizar la transferencia y se concrete la cita, una vez que esto suceda el centro de atención Psicomed te proporcionara los datos de contacto de tu especialista.

Mi hijo "tiene problemas"... ¿Es necesario llevarlo con un psicólogo, o será un problema que desaparecerá por sí solo?

Ten en cuenta que las conductas de tu hijo son el reflejo de su estado emocional y afectivo, si ya te has dado cuenta que tú hijo presenta cambios conductales; es muy probable que se encuentre atravesando por algún conflicto emocional, y si bien podrías pensar que “sus problemas desaparecerán por si solos”, la realidad es que esos problemas “desaparecerán” por un tiempo, para luego manifestarse en condiciones o cuadros más graves. Siempre será mejor prevenir que lamentar.

¿Cuándo solicitar la asesoría de un psicólogo?

Cómo regla general, debes pedir la asesoría de un psicólogo cuando los comportamientos de tu hijo se alejan demasiado de las conductas usuales de los niños de su edad.

  • Cuando presenta “regresiones”, es decir que muestra comportamientos que había dejado atrás y que son propios de etapas anteriores. Cómo por ejemplo se orina de nuevo por las noches.
  • Tiene más de 3 años y aún no presenta un adecuado control de esfínteres.
  • El niño muestra un cambio repentino que no logras explicar y le notas triste, apático o muy irritable.
  • Tiene problemas para relacionarse con sus coetáneos por lo que no tiene amigos, ya sea porque se comporta de manera violenta, porque es demasiado tímido o porque presenta un desinterés fuera de lo común.
  • Tiene miedo a estar solo y a menudo le cuesta trabajo conciliar el sueño. Presenta pesadillas o terrores nocturnos.
  • Exhibe comportamientos difíciles de manejar, como la desobediencia, la agresividad o un apego excesivo.
  • Tiene problemas en la escuela, le cuesta concentrarse, se aburre a menudo y se muestra demasiado intranquilo.
  • Presenta tics, obsesiones o trastornos físicos que no tienen una causa médica, como dolores de cabeza, problemas dermatológicos y/o vómitos.
  • Sufre acoso escolar.
  • O simplemente cuándo sientas que ya no puedes manejar la situación emocional-conductual de tu hijo.
¿Cómo son las consultas o terapias infantiles? ¿Los papás tenemos que asistir a las consultas?

Antes de empezar cualquier tipo de tratamiento o terapia infantil resultará trascendental realizar una valoración clínica; en la cuál los adultos (papás, abuelos, cuidadores primarios) exponen el tema de interés o el motivo de consulta. Dadas las características de la valoración clínica, se recomienda que el menor no asista, o permanezca en la sala de espera. Dependiendo de los resultados de la valoración clínica, se proponen las diferentes estrategias de intervención, las cuales pueden ser; a nivel familiar, de pareja o directamente con el menor.

Es importante aclarar que no siempre es necesario trabajar con el niño directamente, en ocasiones la intervención del psicólogo se dirige a orientar a los padres; haciendo cambios en las pautas de educación, en el ambiente familiar y/o en el estilo de crianza se obtenien respuestas que favorecen el desarrollo psicológico del menor.

Tenemos otros hijos y no tenemos dónde dejarlos, ¿Hay alguna área en donde puedan estar?

Tu tranquilidad es nuestra prioridad.

En PSICOMED diseñamos el servicio de asistente* pensando en aquellos papás que por cuestiones laborales, familiares u otras diversas complicaciones no tienen la facilidad de asistir al consultorio sin sus hijos. La labor del asistente (una psicóloga) será supervisar al menor durante el tiempo que dure la entrevista con los adultos, y al mismo tiempo estará tomando nota de la valoración conductual y emocional de tu hijo, con la finalidad de tener un reporte clínico global. *Este servicio es totalmente opcional y requiere previa reservación.