Preguntas Frecuentes

Resolviendo tus dudas.
¿Tienes dudas? ¿Quieres saber cuál es el proceso de terapia, y como son las consultas psicológicas?

Te invito a que leas la siguiente información y puedas tomar una decisión asertiva! 🙂

Iniciar un proceso de terapia… se trata de una capacitación constante; un entrenamiento para aquellas situaciones emocionales del tiempo presente, del pasado o incluso del futuro que nos preocupan, nos estresan o que evitamos con tal de no sufrir. Piensa qué cada consulta es un entrenamiento en tus habilidades cognitivas, emocionales e incluso afectivas, y por lo tanto al sentirte mejor y pensar con claridad podrás tomar decisiones asertivas.

Por ejemplo, cuando te decides a inscribirte a una actividad deportiva o a un gimnasio, la labor del entrenador o coach será guiarte durante cada una de las sesiones para que puedas cumplir tu objetivo. Por lo tanto, asistir con un psicólogo podríamos decir que es algo similar, ya que recuerda que son tus objetivos y tus metas, es tu entrenamiento para la vida! Para tu propia vida. En donde en cada sesión, en cada consulta saldrás fortalecido contigo mismo.

La felicidad no es una meta… es la forma de recorrer el camino 🙂

Mi hijo "tiene problemas"... ¿Es necesario llevarlo con un psicólogo, o será un problema que desaparecerá por sí solo?

Ten en cuenta que las conductas de tu hijo son el reflejo de su estado emocional y afectivo, si ya te has dado cuenta que tú hijo presenta cambios conductales; es muy probable que se encuentre atravesando por algún conflicto emocional, y si bien podrías pensar que “sus problemas desaparecerán por si solos”, la realidad es que esos problemas “desaparecerán” por un tiempo, para luego manifestarse en condiciones o cuadros más graves. Siempre será mejor prevenir que lamentar.

¿Cuándo solicitar la asesoría de un psicólogo?

Cómo regla general, debes pedir la asesoría de un psicólogo cuando los comportamientos de tu hijo se alejan demasiado de las conductas usuales de los niños de su edad.

  • Cuando presenta “regresiones”, es decir que muestra comportamientos que había dejado atrás y que son propios de etapas anteriores. Cómo por ejemplo se orina de nuevo por las noches.
  • Tiene más de 3 años y aún no presenta un adecuado control de esfínteres.
  • El niño muestra un cambio repentino que no logras explicar y le notas triste, apático o muy irritable.
  • Tiene problemas para relacionarse con sus coetáneos por lo que no tiene amigos, ya sea porque se comporta de manera violenta, porque es demasiado tímido o porque presenta un desinterés fuera de lo común.
  • Tiene miedo a estar solo y a menudo le cuesta trabajo conciliar el sueño. Presenta pesadillas o terrores nocturnos.
  • Exhibe comportamientos difíciles de manejar, como la desobediencia, la agresividad o un apego excesivo.
  • Tiene problemas en la escuela, le cuesta concentrarse, se aburre a menudo y se muestra demasiado intranquilo.
  • Presenta tics, obsesiones o trastornos físicos que no tienen una causa médica, como dolores de cabeza, problemas dermatológicos y/o vómitos.
  • Sufre acoso escolar.
  • O simplemente cuándo sientas que ya no puedes manejar la situación emocional-conductual de tu hijo.
¿Cómo son las consultas o terapias infantiles? ¿Los papás tenemos que asistir a las consultas?

Antes de empezar cualquier tipo de tratamiento o terapia infantil resultará trascendental realizar una valoración clínica; en la cuál los adultos (papás, abuelos, cuidadores primarios) exponen el tema de interés o el motivo de consulta. Dadas las características de la valoración clínica, se recomienda que el menor no asista, o permanezca en la sala de espera. Dependiendo de los resultados de la valoración clínica, se proponen las diferentes estrategias de intervención, las cuales pueden ser; a nivel familiar, de pareja o directamente con el menor.

Es importante aclarar que no siempre es necesario trabajar con el niño directamente, en ocasiones la intervención del psicólogo se dirige a orientar a los padres; haciendo cambios en las pautas de educación, en el ambiente familiar y/o en el estilo de crianza se obtenien respuestas que favorecen el desarrollo psicológico del menor.

Tenemos otros hijos y no tenemos dónde dejarlos, ¿Hay alguna área en donde puedan estar?

Tu tranquilidad es nuestra prioridad.

En PSICOMED diseñamos el servicio de asistente* pensando en aquellos papás que por cuestiones laborales, familiares u otras diversas complicaciones no tienen la facilidad de asistir al consultorio sin sus hijos. La labor del asistente (una psicóloga) será supervisar al menor durante el tiempo que dure la entrevista con los adultos, y al mismo tiempo estará tomando nota de la valoración conductual y emocional de tu hijo, con la finalidad de tener un reporte clínico global. *Este servicio es totalmente opcional y requiere previa reservación.